lunes, 13 de julio de 2009

Un modelo de diosa para la mujer Acuario

Es aceptado por la gran mayoría de astrólogos la regencia del planeta Urano en el signo de Acuario, sin eliminar por ello a su regencia clásica de Saturno.

Utilizando la mitología tradicional con Saturno es fácil desarrollar un modelo masculino, pero con Urano resulta estéril utilizar esta misma mitología clásica, pues este nombre le ha sido impuesto fuera del contexto cultural astrológico y en un tiempo muy posterior al de los otros dioses.

El nombre de Urano le llegó a cargo del astrónomo Johan Bode, su descubridor teórico junto con Daniel Titus, quienes propusieron la ley hoy conocida como de Titus-Bode o ley de Bode. Estas leyes permiten predecir la existencia de un nuevo planeta en el lugar donde Herchel observó lo que él creía un cometa.

Por ser un planeta de descubrimiento reciente no está muy claro cuál es su naturaleza, algunos astrólogos sostienen que Urano es como la octava superior de Mercurio, mientras que otros hablan de Urano en términos de eléctrico y violento. Si hacemos un alarde de sincretismo, se podría afirmar que el modelo típico más parecido estaría representado por un arquetipo intermedio entre Marte y Mercurio.

Debido a la falta de luminosidad del planeta, habría que añadir rasgos oscuros, es decir, simbólicamente femeninos. De esta manera encaja perfectamente el modelo de Palas Atenea. Son muchos los astrólogos que han integrado perfectamente este arquetipo, no soy el primero, ni el descubridor de este nuevo modelo femenino para Acuario, antes otros astrólogos han introducido el mismo arquetipo femenino en este signo zodiacal, como es el caso de Lilly Süllos. Para esta autora, el signo de Acuario es la indudable morada de la diosa Palas Atenea. Estoy de acuerdo con ella y creo conveniente dar a conocer sobre este modelo femenino de Acuario, esperando que sus destinatarias opinen sobre ello.

Pero pasemos a conocer un poco a este sorprendente modelo femenino. Palas Atenea tiene varias leyendas sobre su nacimiento. La que más se desconoce, cuenta que su padre era el gigante Palas (hijo de la Tierra) que intentó violarla, a causa de ello, la diosa lo mató, lo desolló y con su piel se hizo la égida (coraza de la virginidad). Para sellar su victoria asumió el nombre guerrero de Palas Atenea.

En otra leyenda se la asocia con Poseidón (Neptuno), quizás por su vecindad de signo zodiacal; Urano o Palas Atenea tiene su domicilio en el signo de Acuario, mientras que Neptuno lo tiene en el vecino signo de Piscis. Por otro lado, Neptuno es la divinidad que domina el elemento líquido de los mares, mientras que Atenea, nacida en las márgenes de un lago, simboliza el relámpago que precede a las lluvias; Acuario precede a Piscis.

Pero la leyenda mas conocida la considera hija de Zeus y de Metis (la sabiduría). Se cuenta que Metis fue la primera amante de Zeus. Estando en cinta Metis, Gea y Urano dijeron a Zeus, que después de haberle dado una hija, Metis le daría un hijo que lo destronaría, como él había destronado a Cronos. Entonces Zeus se tragó a Metis, que llevaba en sus entrañas a Atenea. Poco tiempo después, Zeus sintió fuertes dolores de cabeza, tan fuertes que se le hicieron tan insoportables que rogó a Hefestos que se los aliviara del modo que fuere. Hefestos según unos o Prometeo según otros, le abrió el cráneo con su espada de bronce.

Por la herida abierta y dando un prolongado grito de victoria, surgió Atenea; revestida con brillantes armas y blandiendo una acerada jabalina. Al verla un sentimiento de respeto y asombro embargó a todos los inmortales. El vasto Olimpo se conmovió por el surgir impetuoso de la diosa de los ojos resplandecientes. -Esos ojos grandes y resplandecientes que veremos siempre en las mujeres que representan al modelo-. Se la llamaba “la diosa de los ojos glaucos”.

Atenea es una divinidad casta, nunca se dejó llevar por su impulso sentimental, contrasta curiosamente con el resto de los moradores del Olimpo. A pesar de las insinuaciones calumniosas acerca de sus supuestas relaciones con Helio, Hércules y Hefesto de quién se dice que intentó violarla.

Esta divinidad tiene un carácter belicoso y guerrero, supera al mismo dios de la guerra. Aunque solo se empleaba en ello para socorrer a los héroes dignos de su compasión.

El hecho de nacer saliendo de la cabeza de Zeus la sitúa como la diosa de la inteligencia, pero también era una diosa guerrera y, como relata Juan B. Bergua; Atenea es una Hippia, es decir domadora de caballos. En realidad Atenea enseña a los hombres a domesticar la naturaleza utilizando el ingenio y les muestra como utilizar la brida de los caballos, aunque su animal favorito era la lechuza.

Era la divinidad protectora de las Acrópolis y la guardiana de las ciudades. Habitaba en las alturas que tenían importancia estratégica. Atenea presidía todas las artes y trabajos de la paz. Se la conocía también con el epíteto de Ergane “la obrera industriosa” Había un proverbio en los talleres de telares de Atenas que decía “mover los dedos con ayuda de Atenea” de esa forma indicaba su maestría en todos los trabajos.

Era también la patrona de los alfareros, pues ella, junto con Hefestos, fue quién modeló a Pandora, la primera figura de mujer, a quién dejó provista de los recursos necesarios para seducir a los hombres. Pero era sobre todo la diosa de la razón y la sabiduría, por ello personifica al pensamiento reflexivo.

La representacióón más célebre es la Atenea del Partenón, obra de Fidias. Está cubierta de una larga túnica, lleva un casco sobre la cabeza, y sobre el pecho la égida; su brazo derecho se apoya en la jabalina o la lanza, y su mano derecha sostiene una victoria alada.

De esta manera de vestir y estos atributos podemos extraer unos patrones de comportamiento que defina al modelo:

La túnica que cubre su cuerpo, marca una diferencia notable con las demás divinidades que generalmente van al descubierto, este ocultamiento del cuerpo que simboliza posiblemente la imposibilidad de visionar el planeta con el que está asociada, también representa a un modelo de mujer casta o poco voluptuosa o que prefiere no ser provocadora por miedo a ser agredida sexualmente, como le ocurre a Atenea.

La lanza es un símbolo masculino e indica la fuerza y la autoridad. En las actividades jurídicas representaba la protección de los contratos, procesos y debates. En este modelo significa igualmente fuerza y autoridad en su entorno, en su medio, con su familia y sus amigos.

La égida, al principio simbolizaba la tempestad generadora de terror y de pánico, pero contrariamente al rayo, el relámpago, no es arma destinada a golpear, sino que es un arma psicológica que pretende inspirar temor e incitar a los mortales a no poner su confianza sino en quién la merece, - como relata Chevalier -. La mujer Atenea disfruta asuntando, alarmando y sorprendiendo a los demás.

El casco es un símbolo de invisibilidad, invulnerabilidad y potencia. El casco de Atenea como el de Plutón, volvía invisible a quién lo usara, el casco protege haciendo invisible. Cuando Atenea acudió en ayuda de Diómedes para combatir a Ares, llevaba el casco que la caracteriza. La mujer Atenea actúa de manera invisible, se protege haciéndose la “sueca”, la despistada, como si no hubiera roto un plato en su vida.

De este bagaje simbólico se puede formar un modelo puro de mujer, pero este modelo puro difícilmente puede darse en una persona, como ocurre con cualquiera de los demás modelos.

Ciertamente Atenea es un modelo muy enigmático, un modelo de mujer casta o poco voluptuosa que nunca se dejó llevar por su impulso amoroso o que siente la sexualidad masculina como una agresión. Esa anomalía tiene que tener su explicación pues en su mitos aparecen varias situaciones en que alguien intenta violarla. Esto podría asociarse con un modelo de mujer que ha padecido un intento de violación o de agresión sexual y que ha desarrollado una coraza protectora para defenderse de tales eventualidades.

En el mito se narra que los demás dioses se sobrecogieron, pues dicen que al verla un sentimiento de respeto y asombro embargó a todos los inmortales. Luego la mujer Atenea debe de tener unas características que infundan respeto y sorpresa. Generalmente destacan esos grandes ojos, que se acercan a la imagen de la diosa de los ojos resplandecientes. La mujer Atenea destaca por sus ojos, su mirada que parece que todo lo penetra, su forma de mirar grande y abierta que nos hace sentir que descubre todo lo que llevamos en el interior.

La mujer Atenea se enfrenta a la vida con un arma psicológica que pretende inspirar respeto y sorpresa, cualidades que le permiten incitar a los demás. Atenea es decididamente incitadora y estratega, ella no suele actuar, o si actúa lo hace desplegando su estrategia, como los generales o desde un lugar alto o invisible. Atenea mueve o estimula a los demás para que hagan cosas, pero ella se queda al margen, se hace la “sueca”.

La personalidad Atenea tiene rasgos de combativa no rehuye el contradecir y enfrentarse con quién está en desacuerdo. Incluso puede llegar a deleitarse en sus acciones defensivas por ello denota un grado de crueldad como en el arquetipo. Son siempre mujeres en las que se aprecia un talante autoritario y un carácter fuerte, lo suficiente como para combatir o competir con los hombres por cualquier puesto social o profesional. Sus armas son la estrategia, el ingenio y sus secretos recursos para seducir a los demás.

Manuela Dunn, en su libro las Diosas descri9be el modelo de Atenea de una manera imposible de superar, me rindo ante la pluma de Manuena:

“Las mujeres que presentan afinidades con el arquetipo de Palas Atenea, bien podrían ser, por ejemplo, prósperas inversionistas capaces de detectar instintivamente los movimientos del mercado y actuar en consecuencia; planeando el momento y la estrategia. También pueden ser brillantes profesionales, capaces de dilucidar los meandros de la política corporativa y la competencia interna.. La mujer Atenea posee el don del pensamiento lógico femenino, que es de naturaleza intuitiva. Es capaz de conservar la mente clara en medio de emociones poderosas y aportar soluciones prácticas a intrincados problemas. La mujer Atenea es un juez ecuánime, como dice el mito; puede ser una excelente consejera profesional o asesora de negocios, facilitando a las empresas programas de dirección cuidadosamente elaborados.

Flanqueada siempre por héroes y dioses poderosos Atenea puede parecer “masculina” y también muy madura. Sin duda posee una integridad moral y psicológica muy distinta a los de cualquier otra diosa. Su sabiduría es práctica, sus tácticas frías y resueltas. Su don de la estrategia implica que es consciente de la ética y la diplomacia; así pues conoce el poder y lo respeta. En consecuencia, una mujer Atenea puede ser incomprendida por las demás mujeres, pues no se la considera lo bastante “femenina.

Los hombres poderosos suelen confiar en la mujer con las cualidades de Atenea y buscar su consejo.La mujer Atenea bien puede ser en sus últimos años, casi una maga, una estratega del destino que aconseja a los demás como avanzar en sus propios proyectos hacia la consecución de una vida intensa y satisfactoria.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario